COTORRA
Todo lo que se dice aquí es mentira.
Facebook Twitter RSS
963 lectores
Última actualización: 14:34
La política y el espectáCULO, de la mano

Moyanito confundió a Sobrero con Susana Giménez y lo empernó como un pollo

¿Amor a primera vista? el diputado nacional massista y el referente de los ferroviarios quedaron abotonados en pleno despacho del primero.

La noticia conmovió al mundo del espectáculo y la política. El diputado nacional massista Facundo Moyano aprovechó un cuarto intermedio en una sesión de la Cámara baja y al ver en los pasillos del Congreso una figura de pelo rubio se abalanzó sobre ella con gestos desesperados.

Según contaron a COTORRA testigos presenciales del hecho -que recién trascendió ahora pero ocurrió hace un mes-, Moyano JR creyó que la persona de blonda cabellera era nada más ni nada menos que la conductora televisiva Susana Giménez -de quien es confeso enamorado-, y sin que nadie se entere, la llevó de la mano a su despacho y le dio "para que tenga y para que guarde". Përo recién después de consumado el acto se dio cuenta de que se trataba del dirigente ferroviario Rubén "el Pollo" Sobrero. 

"Fue terrible; se oyeron gritos angustiantes al principio, pero después se ve que hubo placer. No sabemos como ocurrió, fue todo muy rápido", le confesó a este medio otro testigo auditivo de la escena.

Se sabe que el hijo de Hugo Moyano tiene fama de galán y trata de llevarse a la cama todo lo que pueda "pero esto parece una escena de ficción", dijo al enterarse de la noticia su padre, quien lo intimó a pedir disculpas públicas "para salvar el honor del apellido".

Contrariado, el referente de los trabajadores del Peaje se vistió lo más rápido posible y para calmar las habladurías salió a sacarse una foto en clave de "acuerdo político" con Sobrero -que recién terminaba de vestirse y lucía contento-. Pero nadie les creyó. 

Comente esta nota

Mario Eugenio Vidal, la nueva cara del PRO
El transexual Mario Eugenio Vidal se prestó para una campaña de Cambiemos, con el fin de sumar adherentes. La Argentinidad, al palo.
Manual equivocado